Educación Sexual Integral para Jóvenes: Decisiones Saludables

Sheila
Sheila

La discusión sobre qué es la educación sexual integral y si se debe dar o no en las escuelas tiene ya varios años de existencia. Desde que las normas sociales comenzaron a relajarse para darle entrada a las relaciones sexuales previas al matrimonio, se hizo necesario poner más información al alcance de niños, niñas, adolescentes y jóvenes, pero el tema no ha dejado de causar polémicas.

Quizás el miedo de muchas personas era que la educación sexual iba a decirles “todo” a niñas y niños pequeños, poniendo en sus mentes conceptos e imágenes que únicamente “acabarían con su inocencia” y adelantarían su despertar sexual.

Fue por esto que diversos especialistas, tanto en educación como en sexología, acuñaron el concepto de Educación Sexual Integral, una enseñanza que tiene como objetivo ayudar a niños, niñas y jóvenes a tomar las mejores decisiones para su propia vida sexual.

¿Por qué es necesaria la Educación Sexual Integral?

“La educación sexual integral es un enfoque de la educación sexual basado en los derechos y con perspectiva de género”, explica el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), que también afirma que tal enseñanza es más eficaz cuando se enseña durante varios años, integrando “información apropiada para la edad”.

Es decir, a lo largo de la vida escolar (y acompañado de la vida diaria) se brindará a las y los menores la información sobre su cuerpo, los métodos anticonceptivos, el embarazo y parto, y también los valores y derechos que envuelven a la vida sexual.

Entonces, el miedo de “acabar con la inocencia” de los pequeños no tiene fundamento. De acuerdo con la Guía Técnica Internacional sobre Educación Sexual, la educación sexual integral debe ser:

  • Científicamente precisa
  • Gradual
  • Adecuada a la edad y el nivel de desarrollo
  • Integral
  • Basada en un enfoque de derechos humanos
  • Basada en la equidad de género
  • Culturalmente pertinente y apropiada de acuerdo al contexto
  • Transformadora

Esto significa que la educación sexual integral debe ser capaz de cultivar las habilidades para la vida para que las personas jóvenes puedan tomar decisiones que favorezcan su salud, tanto física como mental, ya que ambas están relacionadas con la sexualidad.

No se trata de pervertir ni de corromper, sino de poner la información adecuada al alcance de cada persona menor de edad, para que viva su vida sexual en el momento y en las condiciones que le parezcan más convenientes, y libre de prejuicios.

Si quieres proteger tu salud sexual, en AHF Colombia podemos ayudarte. Tenemos disponibles condones gratis y pruebas de VIH sin costo. Sólo acércate a nuestras oficinas en tu país o escríbenos por Whatsapp.