Sin Salud Sexual no Hay Placer

Sheila
Sheila

Sin salud no hay placer y sin placer no hay equilibrio en la salud. El 4 de septiembre se conmemora el Día de la Salud Sexual, esta fecha representa una oportunidad para hacer un llamado a los países a trabajar por garantizar los Derechos Sexuales y reproductivos de cada persona.

Desde AHF Colombia el llamado es claro, es fundamental continuar conversando sobre el sexo, el placer y el autocuidado como una estrategia para disminuir los 1.5 millones de nuevos casos de infecciones de transmisión sexual (ITS) que se producen diariamente en el mundo.

Como integrantes de la Asociación Mundial para la Salud Sexual, desde AHF llamamos a que se defina y promueva el placer y los derechos sexuales y reproductivos en todas las naciones. Esto como parte fundamental de la salud y el bienestar sexual. Generando de esta manera la autodeterminación, la no discriminación, la privacidad, la integridad corporal y la igualdad.

Quienes promovemos la salud pública, debemos reconocer que toda acción dirigida al autocuidado y el placer redundará en la disminución de casos de ITS y VIH

Miriam Ruiz, Directora de Prevención y Pruebas Rápidas de AHF América Latina y El Caribe. 

Salud Sexual y el autocuidado

Para garantizar la salud sexual, se debe trabajar para promover la educación, el autocuidado y el derecho al placer sexual. Es importante ampliar la definición como la satisfacción y el disfrute físico y/o psicológico. Así mismo, tener presente que estas experiencias de erotismo pueden ser solo  o compartidas, incluyendo pensamientos, fantasías, sueños, emociones y sentimientos.

“Solo mediante prácticas conscientes de autocuidado, mejoraremos la salud sexual y reproductiva de las comunidades. Y lo anterior se logrará si las empoderamos a través de una educación sexual integral que reconozca el derecho al placer y a la autodeterminación”, agregó.

Prevención ante las ITS y VIH, llave para mejorar la salud pública

La salud sexual y reproductiva debería ser clave en las agendas del mundo. Puesto que si bien existen subregistros de casos de ITS, la OMS estimó que en 2020 se presentaron alrededor de 374 millones de nuevos casos entre las principales ITS: clamidiasis (129 millones), blenorragia (82 millones), sífilis (7,1 millones) y tricomoniasis (156 millones). Por sí mismas, estas ITS aumentan el riesgo de adquirir VIH. 

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) estima que 4,6 millones de personas viven con sífilis en la región. En 2020, los países de las Américas informaron de 29.147 casos de sífilis congénita y las cifras preliminares para 2021 indican más de 30,000 casos de esta infección transmitida de la madre al niño.

En el último reporte epidemiológico de 2021, OPS muestra que en América Latina sólo al 59% de las personas embarazadas se les practicó prueba de sífilis en 2020. 

Mientras, de acuerdo con datos de la OMS, 300 millones de mujeres adquirieron VPH, la principal causa de cáncer de cuello uterino y cerca de 296 millones de personas padecen Hepatitis B crónica, ambas prevenibles mediante vacunación.

Salud Sexual y sus Números

Por su parte, Onusida estimó 1,5 millones de nuevos casos de VIH en 2021, esto es más de 1 millón más que los objetivos globales para hacer frente al virus. La mayoría de estos casos se hubieran evitado mediante el uso del condón durante la relación sexual. 

Finalmente, al respecto del embarazo adolescente, la  OMS (https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/adolescent-pregnancy) refiere  que:

  • Unos 16 millones de muchachas de 15 a19 años y aproximadamente 1 millón de niñas menores de 15 años dan a luz cada año, la mayoría en países de ingresos bajos y medianos.
  • Las complicaciones durante el embarazo y el parto son la segunda causa de muerte entre las muchachas de 15 a19 años en todo el mundo
  • Los bebés de madres adolescentes se enfrentan a un riesgo considerablemente superior de morir que los nacidos de mujeres de 20 a 24 años.

Estos números significan el deterioro de la calidad de vida de las personas y en muchos casos la muerte. De igual forma, evidencian un aumento de la inversión pública en la respuesta a enfermedades sintomáticas, lo cual es mucho más costoso para los gobiernos que el enfoque preventivo. Lo anterior, por consecuencia termina reflejándose en una menor cobertura y de más baja calidad para las personas, tras tener una baja salud sexual y reproductiva.

¡Conoce! Estos son tus derechos sexuales y reproductivos

DERECHOS SEXUALES

  • ✅    Fortalecer la autonomía y la autoestima en el ejercicio de la sexualidad.
  • ✅  Explorar y a disfrutar de una vida sexual placentera.
  • ✅   Elegir las parejas sexuales.
  • ✅   Vivir la sexualidad sin ningún tipo de violencia.
  • ✅   Tener relaciones sexuales consensuadas.
  • ✅   Decidir libre y autónomamente cuándo y con quién se inicia la vida sexual.
  • ✅   Tomar la decisión sobre la unión con otras personas.
  • ✅   Vivir y expresar libremente la orientación sexual e identidad de género.
  • ✅   Protección y prevención de infecciones de transmisión sexual o embarazos no deseados.
  • ✅   Recibir información y al acceso a servicios de salud de calidad sobre todas las dimensiones de la sexualidad, sin ningún tipo de discriminación.

DERECHOS REPRODUCTIVOS

  • ✅  Tomar decisiones sobre la reproducción sin sufrir discriminación, coerción, ni violencia.
  • ✅   Decidir libremente si se desea o no tener hijas o hijos.
  • ✅   Elegir sobre el número de hijas o hijos que se desean y el espacio de tiempo entre un embarazo y otro.
  • ✅   Decidir sobre el tipo de familia que se quiere formar.
  • ✅   Ejercer la maternidad con un trato equitativo en la familia, espacios de educación y trabajo.
  • ✅ Una educación integral para la sexualidad a lo largo de la vida.
  • ✅   Acceder a métodos de anticoncepción modernos, incluida la anticoncepción de emergencia.
  • ✅  Acceso a los servicios integrales de salud y atención médica para garantizar la maternidad segura.
  •   Acceder a los beneficios de los avances científicos en la salud sexual y reproductiva.