Mujeres Indígenas, pilar de las comunidades

Tina Gutierrez
Tina Gutierrez

La importancia política de la participación de las niñas y mujeres indígenas en sus comunidades y en la sociedad, se centra en su relación con el cuidado de la tierra, la familia, las semillas, en las diferentes tradiciones desde lo oral, cultural, ritual, medicinal, mágico y religioso. Ya que se mantiene una resistencia permanente en el presente, esta misma fortalece liderazgos, apoyo mutuo y sororidad cultivando, la sabiduría espiritual y el Buen vivir de los pueblos y Naciones Indígenas. 

Aunque el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes y la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas reconoce el derecho de los Pueblos a tener un Gobierno Propio, a construir y a desarrollar planes de vida de acuerdo a cosmovisiones propias, en Colombia, el Estado sigue negando los derechos a mujeres y niñas indígenas, resumiéndose en falta de garantías que terminan en amenazas, desplazamiento forzado, desapariciones, asesinatos, violencia sexual, secuestro entre otras.

El papel femenino es fundamental en las luchas ancestrales, pues es gracias a ellas que las tradiciones ancestrales se transmiten a las nuevas generaciones, ellas resguardan conocimientos que se hacen prácticos en el Buen Vivir y su función comunitaria es decisiva, pues estas encarnan en lo cotidiano la práctica vital de lo ancestral, ligado a la tierra y a lo espiritual.

Su lucha también está presente al interior de sus comunidades, pues, aunque ellas mantienen armonía entre la naturaleza y sus habitantes, fomentando el cuidado y respeto ambiental, se siguen enfrentando con el machismo y sobreponiéndose a las vulnerabilidades como la falta de acceso a servicios de salud.

“El proceso de las mujeres indígenas en Colombia nace a la par del movimiento de Usuarios Campesinos. Fue a raíz de la concepción que tenemos sobre la tierra y el territorio que justamente los pueblos indígenas comenzamos una lucha diferente por recuperar nuestro territorio ancestral y esto nos hizo diferentes en la lucha que tenemos a la par con los campesinos” (Tavera, 2011)

Cabe resaltar que La ONIC, se funda en 1983 con la finalidad de exigir respeto a los derechos de comunidades indígenas, Dora Tavera (2011) añade que:

 “Hubo muchas mujeres que dieron su vida también a este proceso y a partir de ahí fueron asumiendo otras mujeres que también le apostaron a la misma causa. Fue en el 2007 que las mujeres indígenas nos juntamos, hicimos una evaluación de lo que había sido todo el proceso, desde que empezó todo el movimiento indígena en Colombia hasta ese año; ¿Qué habíamos hecho?, ¿Qué habíamos logrado? y ¿Qué nos faltaba?, ¿Cuáles eran las necesidades antes y cuáles eran las dificultades ahora? Se recogió todo, se hizo una evaluación muy juiciosa, se identificaron algunos logros, las fortalezas, y muchísimas debilidades.  A partir de ahí hicimos un pare y proyectamos hacia estos cuatro años siguientes…

 Fuente: Ojo Público https://www.agendapropia.co/content/ellas-luchan-historias-de-resistencia

AHF Colombia presente en el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, agosto 9

 Referencias:

Tavera, Dora. 2011, citada por Carmona Ruiz, Catalina en Mujeres indígenas en Colombia: Tejiendo vida y pensamiento en las diferentes regiones del país, Agencia Prensa Rural, visitado en: 25/07/2022 https://prensarural.org/spip/spip.php?article5367